Avisar de contenido inadecuado

Existe el destino?

{
}

 

Existe el destino?
Por primera vez, a lo largo de la que había sido una vida victoriosa Jupei, el gran general mongol, estaba desconcertado. La preocupación se había adueñado de él y podía sentir su angustia en el agitado palpitar de la sangre que corría por sus ya vetustas venas. Sabía perfectamente, pues así se lo habían enseñado en su férrea educación, que un hombre debe siempre mantener la entereza, la frialdad en su pensamiento y la suficiente tranquilidad en su espíritu para tomar una decisión. Sabía también que el miedo y la desesperación no podían conducirle a nada positivo. Pero el problema parecía demasiado grande para arrinconar a esas fuerzas negativas que se esconden en la mente humana e impiden razonar correctamente.

Era mucho lo que estaba en juego, demasiado para que todo quedase en manos de un solo hombre. A dos días de camino se encontraba el ejército enemigo, un ejercito numeroso y sanguinario, dotado de esa ferocidad que las estepas del Gobi confieren a los hombres que las habitan. Salir a su encuentro y luchar en proporción desfavorable de 10 a 1 era una locura. Esperar al enemigo en el poblado, arriesgándose a ser sitiados, y ver a los niños y las mujeres morir lentamente de hambre y sed, era un suicidio. Estaban en juego muchas vidas, pero por encima de todo estaba en juego el mismo clan. El clan había sufrido desde su existencia, había visto morir los suyos a miles, había sido reducido a la miseria y obligado a vagar por el desierto, pero a pesar de todo, el clan había sobrevivido siempre. Pero ahora podía ser el final de estandarte de las siete colas de yack con el que se simbolizaba el espíritu de un pueblo.

Finalmente, Jupei se levantó de su trono de jade con incrustaciones de esmeraldas y mandó reunir a todas sus fuerzas ante sí. En breve tenía formados ante él a un ejercito que había vivido mil batallas pero que, tal vez ahora, se enfrentaba a la última. El rostro de los guerreros representaba la misma preocupación que la de su general, pero ninguno de ellos tenía que decidir. Finalmente, y tras pasar revista a sus tropas para conocer la fuerza con que contaba, ordenó a las mismas la ascensión al monte Or Xei para orar y buscar la paz interior dentro del milenario templo budista que se alzaba en su cima. Tras dos horas de caminar por pedregosos caminos, llegaron al templo donde fueron recibidos por un monje de aspecto tan vetusto como los muros en que habitaba. Le bastó a este una sola mirada a Jupei para comprender cual era la razón por la cual el que había sido considerado el ejercito mas poderoso de la tierra, estaba ahora en ese reducto de paz. Se abrieron las puertas del templo y los soldados fueron entrando de uno para orar, reconocer su mal y pedir mejor suerte en una próxima reencarnación que empezaban a ver como cercana. Lentamente los guerreros fueron saliendo del templo, más reconfortados y aceptando el papel que el cielo y el destino les tuviera reservado.

Estaban ya todo preparado para la partida cuando desde lo alto de la torre se escuchó la voz del viejo monje: -escuchad- dijo con una voz clara y fuerte impensable a su edad - vuestra vida no es vuestra ni vuestra muerte tampoco, todo es de un Ser mucho mas fuerte que vosotros y vosotros lo sabéis, y por ello no teméis pues la inquietud es solo debida a la ignorancia. Pues bien, ahora voy a mostraros que os deparará el destino. En mi mano tengo una moneda de oro- dijo levantando su brazo derecho y mostrando a todos un círculo de oro que lanzaba destellos desde la torre- representa el disco sagrado de Or Xei. En una de sus caras está gravado el rostro Santo del Iluminado, de Amida Buda, como símbolo de la perfección del Cielo; en la otra está representada esta tierra dura e inhóspita, símbolo de la imperfección del mundo. Ahora lanzaré al suelo desde la torre esta moneda, si el rostro de Amida Buda mira hacia el sol, gozaréis de su protección y venceréis; pero si su Santo Rostro besa el polvo de la tierra, pronto en tierra os convertiréis vosotros.-

Tras decir estas palabras arrojó la moneda y se retiró en silencio.

Jupei ordenó entonces a su ejercito desfilar en hilera por el lugar en que había caído la moneda para que todos pudiesen ver el resultado de lo que el destino les tenía reservado. Los hombres pasaban en silencio frente al circulo de oro, parecía que aquello era una comunicación personal entre el cielo y ellos, algo diferente al grupo que formaban y por eso no se oían comentarios entre la tropa. Finalmente le llegó el turno a Jupei, y al mirar la moneda parecía como si los ojos del Buda fuera quienes estuvieran mirando a los suyos y no al contrario.

- Prepararlo todo inmediatamente – ordenó con voz firme a sus lugartenientes – antes de mañana al anochecer quiero cruzar el Huang Ho -

Una semana después, el ejercito de Jupei regresaba victorioso a su poblado: la fe en la victoria, su espíritu de lucha, su afán guerrero, habían conseguido lo imposible. Todos parecían felices, el clan estaba de nuevo a salvo, pero Jupei albergaba en su interior una pregunta que precisaba respuesta. Así, una tarde al atardecer, subió de nuevo al viejo monasterio.

El sol, ocultando su rostro y tiñendo el entorno de tonos rojizos, contribuía a dar al lugar un aspecto aún mas espiritual. Cuando ya casi había llegado al templo se detuvo a mirar los alrededores que ahora veía de forma muy diferente a la última vez que la angustia le impulsó a subir allí; contemplaba la estepa, su estepa, y todo lo que ella representaba para él. En medio de estos pensamientos se dio cuenta que había alguien a su espalda; era el viejo monje, que al igual que la última vez había aparecido de forma casi mágica.

-¿Qué buscas? – preguntó secamente el religioso aunque sabía de sobras la respuesta

- Respuestas – respondió Jupei con tono casi tan firme como el de su interlocutor.

Pero el monje lejos de turbarse por la dureza del tono empleado por el todopoderoso general, le miró fijamente a los ojos. Transcurrieron unos minutos en silencio y finalmente, por primera vez en su vida, fue Jupei quien desvió la mirada dirigiendo sus pupilas hacia el suelo.

- Ruego me ayudéis en mi inquietud – de nuevo sucedía algo extraordinario: el generalisimo rogaba a un simple monje-

- ¿Existe el destino? ¿ puede conocerse? – fueron las preguntas de un Jupei cabizbajo y de temblorosa voz.

- Ja- sonrió el monje con un tono mucho mas compasivo – me pides respuestas a lo que ha buscado desde siempre la humanidad. Y todo porque el „gran señor de la estepa“ es demasiado poderoso para no saber si existe el destino y si yo puedo, por medio de una moneda, conocerlo y manifestarlo. El monje dejó entonces que el silencio hablara mientras miraba a un Jupei humilde y lejos de la gallardía de su estirpe, pero es que la pregunta que se iba a responder parecía estar por encima de cualquier poder terrenal.

Finalmente habló el monje para decir:

-confórmate tan solo con saber que la mayor fuerza del hombre no está en su espada, en su arco o en su oro, sino en su pensamiento y en la fe en si mismo, en el amor a Buda y en su plan de evolución para llegar a que todos seamos Iluminados. Y cuando logres saber que un hombre es y acaba siendo lo que piensa, entenderás que el destino está escrito ..., pero lo escribes tú-

Y dicho esto extrajo de su túnica naranja la misma moneda de oro que la otra vez, solo que ahora, mostraba con total claridad el rostro de Buda por las dos caras.

 

{
}

Álbum de fotos de Existe el destino?

2 de 2

Ver fotos de Existe el destino?

{
}

Comentarios Existe el destino?

mira es precioso mas es algo mas das fe no se como decirlo  mas me gustaria tu paso aqui no fuera efimero como otros que al mes lo mas y sin  saber desaparecen , esto de las religiones , no por ti por otros , da tambien en paises muy pobres munchas superticiones , al ser la gente de habla hispana , sobre todo lo joven , al decir aprecio dos veces , o un abrazo desde el alma , se piensan les dan tirando los tejos , yo me rio , cuando veo que cambian , el que es soltero de pronto , le sale un novio , y etc , y te dices y esto a que viene , luego somos muy variables , yo el mesenyer lo odio , recuerdo a uno en mis comienzos a todas horas , daba un sin fin  de veces , y por cortedad se le respondia , despues dio retirada , yo me pregunto la foto es de 18 , mas miren mi portada dice 55 no me hago la interesante lo es , otra cosa hablan , pero no ponen un comentario , que pasa y cuando te crees es costumbre ,los ves que los ponen a mansalva , claro esta entre la gente joven  , en fin como si se avergonzaran , de los años , no busquen a nadie con años de entrada , que escriben un poema de amor te lo enseñan , y te dices esto que es , puede ser la foto , ahora bien , no se le ocurra  a alguien mayor mandar un poema escribas a un joven , fijo creera es por el , no lo bonito que sea , asi munchas veces hay pederastas o los de trata de blancas , son dos cosas existen , anoche estuve leyendo , sobre quien lleva o persigenn eso  , prostitucion se hace por que uno quiere , no se persigue , por lo menos no esa oficina de gobierno , trata de blancas , por ser lo niño , y por ser contra su voluntad con engaños , era de la revista dominical ideal o el pasado domingo o el otro , los compro y los veo , droga lo mas lucrativo , mas sin ser tanta ganancia , la trata de blancas a la postre da mas , un ser solo sirve por dia  varias veces , la droga solo una , al terminar la papelina , y aqui voy contigo , por ser religioso , hay veces los padres venden , al no dar valor digamos a la mujer , por no dar cultura , por fanatismo etc , decia hay que ayudar a las familias , vean otros puntos de vista de beneficio , un ser vendiido mas vale se mate pues pasara las de cain y siempre sera menor de edad , dice tambien el vicio exste por que hay demanda , debemos de concenciarnos , todos y preguntarnos de donde o de que forma da esa mercancia , que ya lo niño se ve es niño , en fin tu blog es interesante da fe da cultura , mas ya sabes si algun joven te manda correo , o mesenyer , mide lo que dices , aun da risa da pena tambien , dan muy apegados a sus familias , y a sus amistades , aun hablen de libertades y a veces hasta de libertinaje , la realidad es son muy dependientes y llenos de superticiones a veces hasta fanaticas , hay que saber estas hablando por que tu quieres con un  ser mayor tu lo buscas , al buscarlo , que motivacion das , sus palabras hechos formato , daran variacion  de ti , a veces las costumbres o pais influyen , en fin espero des seguimiento , quiza no le intereses a lo joven ,mas para quien busca interrogantes de estudio del ser humano de mente motivaciones das fe das un mundo mas libre abres un potencial de espiritu y de busqueda , y ese no es el papa o la mama , es uno solo sin familiares ni amistades , buscar nuestro yo puro en potencial gracias buen domingo des
Exacto, amigo... La fe en uno mismo es lo que mueve montañas, lo que nos impulsa a caminar y en ella debemos confíar.
Saludos
Buff, no sé muy bien que comentar, el destino, creo que existe, fé, uff, no sé si me queda, aún así, buen escrito.

Un saludo
Luz.
luzdeluna Luz 18/09/2010 a las 21:29

Deja tu comentario Existe el destino?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre