Avisar de contenido inadecuado

Reiki: medicina bioenergetica.terapia complementaria

{
}

Reiki: Medicina Bioenergética, Terapia Complementaria.

Nociones sobre este sistema de sanación y requilibrio natural, hoy reconocido por Organización Mundial de la Salud (OMS) como Terapia Complementaria. Una técnica al alcance de todos. Reiki es sanador, como el amor de madre

Capítulo 1:

 Introducción

Todos queremos mejorar nuestra vida, obtener herramientas para combatir el estrés, los problemas de salud que enturbian nuestros días y conseguir un equilibrio emocional.

La energía REIKI, que se transfiere por el Método Ushui de equilibrio natural es un sistema sencillo y ancestral de sanación, al alcance de todos, capaz de generar profundos cambios en la persona a todos los niveles.

REIKI devuelve a cada persona su dignidad y contribuye de esa forma a la dignificación y el desarrollo de la Humanidad. Este curso es una introducción para que puedas acercarte a conocer este sistema.

Capítulo 2:

 Qué es la energía REIKI

KI es la energía que sostiene toda la vida en el planeta y, por lo tanto, la vida del ser humano.REI significa universal, sin límite. KI está en todo tiempo, en todo lugar, en todo momento, acompañando pensamientos, emociones, sentimientos y acciones de los que tenemos vida.

Esta energía es conocida y manejada por distintas culturas y religiones a lo largo de la historia de la humanidad y recibe distintos nombres: Chi para los chinos, Prana para los hindúes, Maná para los kahunas, Luz o Espíritu Santo por los cristianos, etc.

Hace miles de años los tibetanos poseían una profunda visión de la naturaleza del espíritu, la energía y la materia. Usaban estos conocimientos para sanar sus cuerpos y armonizar sus almas.

Los chinos manejaban esta energía desde hace más de 4000 años. Hay testimonios de uso en Europa en la Edad Media y ancestrales en África. La energía Chi, circula a través nuestro, nos penetra, nos rodea, nos recorre, forma parte de nuestro cuerpo físico, así como de nuestro cuerpo energético.

Capítulo 3:

 Qué es REIKI. SISTEMA USHUI SHIKI RYOHO

Empecemos señalando aquello que no es REIKI: no es una secta, ni una religión, ni una ideología, ni una cura milagrosa. Cualquier persona puede recibir o dar REIKI sin importar su religión, sus creencias o su estilo de vida.

Reiki es una transferencia de energía positiva a través de una imposición de manos. El tacto humano trasmite calor, consuelo y poder curativo. El practicante no usa su energía propia ni toma la energía del receptor. La energía universal entra por la cabeza y baja hasta las manos, pasando por los centros energéticos superiores. Reiki es una manera de expresar el amor universal.

REIKI (reí, universal; ki, chi, prana, energía) es el sistema holístico y ancestral de curación recuperado para la medicina oriental japonesa, concretamente por el Doctor MIKAI USUI a principios del siglo XX. El sistema de sanación originario, que se experimentaba en distintos continentes, era trasmitido oralmente y por esta razón se había perdido con el paso de los siglos. 

El Doctor Ushui, después de largas meditaciones y el estudio de antiguos textos tibetanos lo recuperó y comenzó a practicarlo y enseñarlo en barrios pobres de Kyoto a mediados del siglo XIX.

Durante los siete primeros años trabajó gratuitamente para la gente sin recursos. Luego advirtió que volvían a su antiguo modo de vida después de ser curados, lo que le llevó a cobrar por sus prácticas un precio justo y a encauzar el espíritu de sus pacientes.

De allá surgen los Cinco Principios del Reiki que explicó más adelante. Después  viajó por todo Japón, dedicándose a la enseñanza del Reiki. Murió a principios del siglo XX dejando escuela y seguidores de su labor que extienden el Reiki por todo el mundo.

En este curso siempre hago referencia a la enseñanza REIKI del SISTEMA USHUI SHIKI RYOHO. Con posterioridad al trabajo de recuperación del Doctor Ushui se han desarrollado una serie de escuelas que introducen nuevos símbolos y más niveles de aprendizaje.   

En realidad son nuevos sistemas que parten de las premisas del Sistema Ushui, pero que suelen complicar el acercamiento a esta energía universal con más niveles y encarecen los precios de los cursos y los títulos que expiden. Sin embargo, la energía con la que trabajan todos los sistemas es la misma energía REIKI, pues sólo hay una energía universal.

 

Capítulo 4:

 Beneficios del Reiki

 

Desde el año 2000 REIKI ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una terapia complementaria de sanación y se emplea en algunos de los mejores hospitales del mundo con gran éxito, ya que los pacientes que reciben tratamiento Reiki mejoran con más rapidez que aquellos que no lo reciben.

Pero el REIKI llega mucho más allá del cuerpo físico. Resulta eficaz en multitud de molestias y trastornos tanto físicos como psicológicos, como la ansiedad, el estrés, el insomnio, la artritis, las jaquecas, los problemas gástricos y también actúa como sanador de bloqueos emocionales profundos.

Es una energía preventiva y curativa. Ayuda en las terapias de desintoxicación, reduce los efectos secundarios de todo tipo de tratamientos, incluyendo la quimioterapia, por ejemplo. Acelera los tiempos de recuperación y mejora el estado general de personas sanas o enfermas, ya que equilibra las energías, libera las emociones, desarrolla la conciencia, aumenta la creatividad y eleva la energía vital. Los niños y las embarazadas son muy receptivos a la energía Reiki.

Capítulo 5:

 Reiki sana el pasado emocional

Las emociones negativas enferman nuestros órganos y tienen una influencia inmediata sobre nuestra sangre, nuestra linfa y todos los fluidos corporales. REIKI ayuda a limpiar nuestros órganos de la memoria celular negativa archivada, acelerando los procesos de curación y mejorando los síntomas de las enfermedades crónicas.

De esta manera los órganos recuperan su equilibrio natural y la fuerza vital, ki, chi, prana, fluye libremente a través de ellos devolviéndoles su memoria de salud originaria. Es tras este proceso cuando brotan las emociones positivas de alta frecuencia, como la bondad, la amabilidad, el respeto, la justicia, la compasión, la apertura, el crecimiento.

La cólera, el enfado, la intolerancia y la rigidez harán un efecto devastador en el hígado.

La impaciencia, el resentimiento y el dolor que guardamos durante años, acaban dañando el corazón.

El miedo convulsiona los riñones.

La tristeza, la depresión y la nostalgia debilitan los pulmones.

La confusión, la terquedad, la duda y la preocupación afectan al bazo-páncreas y al estómago.

 Esta comprobado que las emociones negativas influyen, perjudican y enferman el cuerpo físico.

Capítulo 6:

 Recibir y dar Reiki


REIKI se ejecuta cuando una persona iniciada pone sus manos sobre ciertos centros energéticos del cuerpo (chacras, nudis o puntos energéticos) que están conectados con el sistema endocrino. Con este gesto la energía vital se pone a circular a través de las manos y se reparte por el cuerpo de la persona a través de los meridianos, según sus necesidades. El cuerpo comienza a producir en mayor medida sus hormonas (por ejemplo, la serotonina, endorfinas, adrenalina, cortisona...) dando así un impulso a la autosanación.

¿Quién puede recibir REIKI?

Niños, adultos, ancianos, animalitos y plantas, es decir, cualquier ser vivo constituido por la energía vital es susceptible de recibirla. Según demuestra la física, en especial la Física Cuántica, la energía vital es una sola y circula a través del universo sosteniendo la vida y el equilibrio.

¿Cómo recibir REIKI?

Se puede acceder por dos vías:

- Tomar una sesión de REIKI de un Maestro o de un iniciado.
- Aprender la técnica y autoaplicársela.

Cualquier persona puede aprender la técnica y aplicarla a otra persona o sobre sí misma, sin necesidad de contar con dones especiales para lo cual necesitará pasar por un aprendizaje de tres niveles, en el método USUI. Desde los 5 años hasta un niño puede dar REIKI.

Tampoco es necesario un ambiente o unas condiciones especiales para darnos REIKI. Puede ser en silencio o en la charla, solos o acompañados, en cualquier lugar o a cualquier hora. Desde luego que un ambiente agradable y tranquilo ayuda, pero no es imprescindible.

Capítulo 7:

 Cómo es una sesión directa


Para tomar una sesión de REIKI, la persona se quita los objetos metálicos que lleve encima, se pone cómoda, bien sentada en una silla -para una sesión rápida de 30 minutos-, o bien acostada en un sofá, cama, camilla, etc para una sesión larga de alrededor de una hora. Existe una terapia rápida estando de pie el paciente, pero esta es mucho mas corta en tiempo que el paciente sentado y la acostado.

El practicante de REIKI usa sus manos como herramientas para transmitir la energía vital universal. La persona siente al finalizar que está relajada como si hubiera dormido profundamente por 3 horas.

Durante la sesión, tanto el practicante como el receptor pueden sentir (o no) diversas sensaciones, generalmente estas sensaciones son térmicas: frío o calor, según la energía que el cuerpo necesita. En todo caso la sesión está siendo activa. No se necesita que el receptor "crea" en el Reiki para que la sanación funcione.

El practicante de REIKI es un canal para esta energía y no tiene poder sobre ella, por lo que no puede transmitir energía equivocada ni hacer mal uso. Su efecto no depende de la fe del receptor, ni siquiera de su presencia, ya que se puede enviar a distancia. En este sentido nos encontramos ante un método energético de sanación versátil, sencillo y potente.

Capítulo 8:

 Cómo es una sesión a distancia
Un practicante que haya obtenido el Segundo Nivel del Sistema Ushui de Sanación Natural está capacitado para enviar la energía REIKI a distancia y traspasar con ella los conceptos de tiempo y espacio, que son solo convenciones que hemos inventado los humanos para tener referencias concretas a la hora de comunicarnos. En realidad, el tiempo y el espacio no existen, como la ciencia explica claramente.

El practicante de REIKI usa, además de sus manos, unos símbolos que le permiten actuar sobre la mente y el cuerpo del paciente que está a distancia. Técnica basada en Ondas de Formas estudiadas hoy en día dentro de la llamada Geometria Sagrada.

También se puede trabajar sobre situaciones ocurridas en el pasado o que sucederán en el futuro. Podemos enviar para sanar el pasado (por ejemplo una situación que nos creó un trauma o un bloqueo, que fue dolorosa) o mandar energía positiva al futuro (un examen que vamos a tener la próxima semana, una entrevista de trabajo, etc.)

El receptor puede ser o no consciente del momento en que se está haciendo está transmisión de energía. En todo caso no afecta a la capacidad de acción de la energía REIKI. Tampoco hace falta que adopte una postura especial o que pare su actividad. El receptor sigue con su vida normal y recibe la energía para su beneficio.

En ningún caso se ha de enviar REIKI a quien haya manifestado su rechazo o negativa a este tipo de tratamiento.

Capítulo 9:

 Lo que no cura Reiki

Reiki no ayudar a curar ni mejora las condiciones de personas que obtienen de su "mal" o de su situación un beneficio secundario. En ese caso no mejoran ni con REIKI ni con otras terapias o tratamientos, a no ser que abandonen ese patrón de conducta.

Por ejemplo, una persona que utiliza la enfermedad para conseguir la atención de otras personas o para evitar enfrentarse con un aspecto de su personalidad que no funciona, es decir, que elude la realidad, será difícil que mejore con el tratamiento de REIKI, aunque sí puede que cambie algo su actitud negativa.

Cuándo no debe darse REIKI

REIKI no debe darse durante el tiempo que el paciente esté baja la anestesia o durante una operación, ya que el REIKI reduce el efecto de ésta, al elevar los niveles de consciencia, y el paciente podría sentir molestias.

Tampoco debe usarse ante fracturas antes de que el hueso haya sido colocado en su situación correcta, pues favorecería su soldadura en falso o en mala postura. Hay que tener en cuenta que REIKI acelera todos los procesos de cicatrización, y que la soldadura es uno de ellos.

En general no debe darse REIKI a quién no desee recibirlo o a quien no lo haya solicitado, sin su consentimiento.

Me voy a referir en este capítulo exclusivamente al sistema de enseñanza USHUI SHIKI RYOHO, uno de los sistema en que soy Maestro, y por lo tanto conozco.

Una cualidad maravillosa de este sistema de sanación es que no requiere de conocimientos previos de filosofía, religión o medicina por parte del Maestro o practicante. REIKI es un derecho ancestral y democrático del ser humano, que nos devuelve la autonomía como individuos y la dignidad como personas.

El Sistema Ushui se imparte a los largo de tres niveles. En cada nivel el alumno recibe alineaciones o potenciaciones que inician al alumno progresivamente en este sistema de sanación natural. Al mismo tiempo se reciben conocimientos teóricos sobre chacras y otros conceptos necesarios para la transmisión del REIKI.

La duración y calidad de la enseñanza de los cursos varía mucho de unos maestros a otros, así como los precios. Unos optan por cursos masivos intensivos, otros por cursos de menos alumnos, más progresivos y personalizados, incluso individuales, sin que esto incremente los costes para el alumno.

En todo caso recomiendo a todo el que se sienta llamado a usar la energía Reiki que busque el maestro que le inspire confianza y con el que se sienta completamente a gusto. Reiki es una energía maravillosa, sencilla y honesta, que nos corresponde por derecho a todos los habitantes del planeta. Y con la misma sencillez y honestidad debería impartirse y aprenderse.

Reiki es dar y recibir equilibradamente. El maestro o practicante debería cobrar por su tiempo y su espacio dedicado a la enseñanza, pues el dinero es una forma de energía. O cobrar por el tiempo y el espacio dedicado a los tratamientos. En ningún caso se puede cobrar por la energía REIKI, pues es un derecho fundamental del ser humano y a todos nos pertenece.

Capítulo 11:

 Cinco Principios del Reiki

El practicante de REIKI tiene cinco lemas o principios de vida sencilla que se reflejan en este pentálogo enunciado por del Dr. Ushui.

He elegido una enunciación en primera persona de cada uno de los principios, que los hacen más potentes, a mi parecer:

1.- Sólo por hoy, no me preocupo

2.- Sólo por hoy, no me irrito

3.- Sólo por hoy, demuestro mi aprecio y amabilidad con los que me rodean

4.- Sólo por hoy, me gano la vida honestamente

5.- Sólo por hoy, agradezco las bendiciones que la vida me regala

Cada día se puede meditar o trabajar sobre uno de estos principios como camino personal, ya seas practicante, receptor o simplemente porque hayas llegado a esta curso y te sientas llamado a trabajar en estos principios de paz y armonía, regalo del Dr. Usui, para tener una vida equilibrada.

Capítulo 12:

 Los tres niveles del Sistema Ushui

Recibir el Primer Nivel capacita al alumno para transmitir REIKI a nivel físico, a otros y a sí mismo en autotratamiento. El maestro, en cuatro iniciaciones, vuelve a abrir los canales de energía de una persona para que esta pueda recibir el Reiki y luego transmitirlo. Cuando digo "vuelve a abrir" me refiero a que en el momento del nacimiento los humanos venimos al mundo con el canal abierto y, poco a poco, a la mayoría se nos va cerrando, si no tenemos conciencia de su existencia.

En el Segundo Nivel se aprende a usar los tres símbolos del segundo nivel de REIKI, con los cuales se puede transmitir el REIKI a distancia y actuar sobre la psiquis de la persona. El flujo del canal aumenta considerablemente respecto de los iniciados en el primer nivel, y los tratamientos directos se hacen más potentes y breves. Los símbolos se trasmiten en una sola iniciación.

En el Tercer Nivel, también llamado Maestría o Reiki Máster se recibe el símbolo del que enseña. Este nivel está destinado a personas que quieran convertirse en docentes y transmisores de esta enseñanza. Exige un compromiso de por vida con el REIKI. Se transmite en una sola iniciación y posibilita la sanación a niveles espirituales y kármicos.

 

 

Capítulo 13:

 Después del Reiki...

Una vez que se abre el canal de REIKI con la iniciación del primer nivel en una persona nunca vuelve a cerrarse más. Es decir que la persona pasa a ser canal de esta energía de por vida. Con la práctica continuada se potencian los tratamientos.

Desde la obtención del Primer Nivel dejamos de depender del terapeuta a nivel de curación física, pues en este nivel se aprende la autoaplicación, al tiempo que podemos tratar a otros, siempre a nivel físico.

Es maravilloso convertirse en un canal para una energía autorregulable e inteligente, es decir no debemos guiar al REIKI, sino ponernos a su servicio. Es más sabio que nosotros.

Además, hemos de ser conscientes de que transmitimos una energía que no produce efectos secundarios ni puede producir daño alguno. Al tratarse de una energía universal e ilimitada, al dar REIKI no nos sentimos cansados, ni podemos cargarnos con energía negativa. Al contrario, dar REIKI es revitalizante también para la que persona que da, no sólo para la que recibe. 

Usar REIKI como practicante, es una aventura que nos introduce en un mundo de experiencias antes inimaginables. Es extraordinario que nos haya sido devuelto este derecho gracias al trabajo y al estudio del Dr. Usui y a su generosidad en compartirlo.

Capítulo 14:

 Conclusiones y contacto
Conclusiones

La energía REIKI, que se transfiere por el Método Ushui de equilibrio natural es energía de Vida. Una energía que afecta a todas las instancias de la persona, más allá de su cuerpo físico, al mental, al emocional y al etérico.

El contacto con esta energía genera profundos cambios en la persona a todos los niveles. REIKI no es una técnica terapéutica, ni una respuesta a síntomas, es sobre todo un método que nos permite mantener la salud física, mental y espiritual, bajo nuestra responsabilidad.

REIKI es una técnica recomendable para prevenir y sanar enfermedades y equilibrar la energía del cuerpo y de la mente. Se puede usar con otras terapias que promueven el crecimiento personal y con la medicina tradicional, a la que ayuda a acelerar y completar los procesos con el aumento de la salud y bienestar del paciente. 

La práctica habitual de REIKI eleva los niveles de conciencia, nos conduce a nuestro lugar original del Ser, primero con la salud física, luego con la paz mental y finalmente con la elevación de la conciencia espiritual.

REIKI devuelve a cada persona su dignidad y contribuye de esta manera a la dignificación y el desarrollo de la Humanidad.

Si quieres contactar conmigo para más información, conferencias, terapias o cursos puedes encontrarme en la siguiente dirección de correo electrónico: uribazo@gmail.com

Con mucho gusto atenderé tus cuestiones. Gracias por tu atención.

Ing. Carlos Manuel Uribazo

Terapeuta

Master Reiki y Karuna

Medicina Bioenergética

Panamá

{
}
{
}

Deja tu comentario Reiki: medicina bioenergetica.terapia complementaria

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre